lunes, 25 de febrero de 2013

Mas ¿ideas? pre-concebidas

Leo en Microsiervos una entrada que me espeluzna en un primer instante y me hace reflexionar acerca del origen profundo del espeluzne.

Coincide que leo en Feis un post de Maria Blanco que retuitea: "@JesusEncinar: Unas empresas tienen "departamentos" y otras tenemos "equipos". Las palabras que usas acaban definiendo tu cultura."

Que gran verdad!

A mi también me dieron "la patada" si se quiere decir así en una multinacional. Yo no le llamo así. Pero cada uno es libre de evaluar su historia y calificarla del modo que la comprende y asume.

Lo que no me parece de recibo es pensar que por el hecho de que el objetivo de toda empresa deba de ser (no sea, deba de ser) generar valor para sus accionistas eso implique que la empresa no valore ni cuide a sus empleados.

La gran ventaja del capitalismo, allá donde aún puede existir, que es en las pequeñas y medianas empresas, consiste en que cada empresa es un microcosmos en un ecosistema formado por sus clientes, proveedores y personal. Las hay gestionadas con el culo, sin más; las hay gestionadas por psicópatas y las hay bien gestionadas. Pero eso es un microcosmos donde hay empresas capaces de sobrevivir y otras condenadas a la extinción; los ecosistemas son así, crueles.

En el estado futuro del mundo las empresas estarían, supongo, reguladas por el estao (que diría nuestro presidente del gobierno, el que lo que no lleva el su programa no lo hace), con lo que conseguiríamos lo mismo que conseguimos en educación. Que un inútil destruya una generación de españolitos o al tejido empresarial como han conseguido gracias a gestionar ellos la mitad del sistema financiero.

En la crisis que estamos atravesando, muchas empresas han intentado salvar su valor interno (sus empleados) mediante reducciones salariales, eres y otros mecanismos. Sencillamente porque no quieren debilitarse para el momento en el que, pese a los esfuerzos de los sucesivos gobiernos, levantemos cabeza.

Otras no. Otras han ido directamente por la vía de despedir lo despedible, como los sindicatos por ejemplo. Sería interesante saber cómo usan los sindicatos el dinero que nos obligan a darles y si los despidos que están realizando están justificados o se podrían evitar si los jefes comieran menos jamón  viajaran menos al báltico o no se adjudicaran pisos de protección oficial.  Si les pagamos, no estaría de mas saberlo. Digo yo.

Pero esa decisión no depende de que el objetivo sea el valor para los accionistas en absoluto. Depende de si los accionistas y los gestores son o no inteligentes. Y depende, también, del sector. Hay sectores donde el coste de formación de los empleados es brutal y hay sectores donde es ridículo.

Y depende también de su cercanía al poder político. Las grandes empresas que no dependen de la satisfacción de sus clientes y empleados se pueden permitir muchos lujos precisamente porque su ecosistema no lo forman sus clientes, proveedores y empleados. Véase Telefónica o Bankia. 

Del mismo modo que las decisiones de los accionistas y los gestores pueden ser estúpidas, psicópatas o racionales, el mismo criterio hay que aplicarlo al empleado. Si tu empresa se gasta el dinero en reamueblar la oficina mientras te despide porque hay que hacer recortes, es probable que no valore tu trabajo. ¿Por qué? En ocasiones porque confundimos trabajo con horas y echar muchas horas no significa aportar valor a la empresa. En otras ocasiones porque la innovación que aportamos no aporta nada a la empresa; como vi en un ayuntamiento de cuyo nombre no quiero acordarme en el que los informáticos  recién salidos de la uni se dedicaron a jugar con software de código abierto que es una cosa que queda muy molona pero que quizás no daba la satisfacción necesaria a los requerimientos del momento (salvo a sus egos). En ese caso, como el ayuntamiento no se debe a sus accionistas (ciudadanos) me imagino que seguirán ahí reinventando la rueda. Pero hay otras empresas en las que pagar a final de mes se considera prioritario y se exige una cosa rarísima que se llaman "resultados".

Desconozco los casos concretos. Pero el hilo argumental me chirría. Que hay empresas inhumanas? Haylas. Que hay empresas sinvergüenzas? Haylas. Pero nunca podrán hacer el daño que hace un gobernante y siempre habrá otra (quizás creada por los empleados) que la desbancarán. Y eso es algo que tranquiliza.

Y lo que más tranquiliza es saber que si los arribafirmantes llegan a crear su propia empresa, cosa deseable, la orientarán a crear valor para los accionistas.

Publicar un comentario