domingo, 17 de febrero de 2013

Bipartidismo?

Escucho con emoción la defensa "aferrissada" que se viene haciendo del bipartidismo existente en este nuestro país. Lo de amado lo dejo para otro rato.

Cada uno es libre de defender lo que quiera, sólo faltaría. Pero lo que no es de recibo es faltar a la verdad. Fa lleig.

Cierto es que el bipartidismo es, de algún modo, el estado normal de las sociedades avanzadas: basta mirar. Las retrasadas suelen vivir regímenes de partido único y suelen ser incómodas como hábitat.

De ahí a sostener que el bipartidismo alemán, inglés, norteamericano  y español son lo mismo media un abismo que sólo se puede saltar mediante dos mecanismos muy humanos: la estupidez o la falsedad.

En Alemania, Inglaterra y Estados Unidos, se eligen a personas (en Alemania hay un sistema mixto; pero no elimina el hecho base) y esas personas se agrupan en partidos. Este hecho, trivial, hace que los electos por un partido no voten siempre en bloque. Cosas raras de esos extranjeros bárbaros (valga la rebuznancia).

En España, por contra, elegimos a partidos. Estos eligen al ejecutivo, nombran y controlan el judicial y subvencionan y controlan el llamado cuarto poder. Cuando una persona elegida en una lista vota o actúa en contra de las directrices del partido se va a la alcantarilla. Hemos tenido algún caso reciente.

Veamos la sutil diferencia. Imaginemos que una persona no sólo vota en contra de la posición oficial del partido sino que la combate fieramente.

En el sistema bipartidista en el que se eligen a personas, esa persona, si sintoniza con el sentir general, va a obtener más votos de sus ciudadanos mientras sus compañeros de partido obtendrán menos y podría incluso enfrentarse en las primarias al candidato del aparato, ganarle y mandar al carajo a los que un día fueron mayoría.

En España se va a la mierda.

Reconozco que es muy sutil la diferencia; pero existe.

El sistema español tiene una gran ventaja: facilita la sectarización social entre los míos y los otros, proceso en el cual el ser humano individual pierde la capacidad de razonar y de conservar la más mínima decencia intelectual y acaba por agradecer a los suyos que le roben, violen, maten o lo que sea menester siempre que sea para cerrar el paso a los otros.

Publicar un comentario