lunes, 5 de marzo de 2012

Ad hominem

En lógica se conoce como argumento ad hominem a un tipo de falacia. Consiste en decir que algo es falso, eludiendo presentar razones adecuadas para rebatir una determinada posición o conclusión. En su lugar se ataca o desacredita la persona que la defiende señalando una característica o creencia impopular de quien lo expresa. (De la wiki)
No me gusta mucho usar argumentos de autoridad del tipo "fulanito ha dicho" porque todos los fulanos y fulanas que en el mundo hemos sido, somos y seremos somos humanos. Y sucede que no es característica del ser humano el ser perfecto ni divino.

Cuando mencionas a alguien que ha dicho algo sensato, siempre habrá quién le saque una falta con la que desacreditarlo. La experiencia me demuestra que en el 99% de los casos, las presuntas faltas son mas falsas que un billete de 14.56 euros; lo que no quita para que el criticón haya conseguido su objetivo: que no se hable de lo que uno quería hablar.

Pero me apetece decir un par de cosas de Pablo Castellano. La primera es que me encanta la mala leche de este viejo izquierdista. De izquierdas. De cuando en España había izquierda y no había sido secuestrada por la izmierda.

Sin mala leche no se puede vivir. Tampoco sin sentido del humor. Y menos aún sin principios.

Hace poco, le vi en El Gato al Agua hablando de dos temas:
  1. Garzón. Simplemente magistral. Si señor, con un par. Lo que el ex juez hizo violando los derechos de los detenidos es un comportamiento fascista. Así lo dijo Don Pablo con la mala leche y el regodeo de quién sabe que después de esa pedrada ya no le dejarán hablar. Válgame dios la de reproches: pero cómo puedes llamar fascista a Garzón? le decían. Y es que no le llamó fascista. Dijo que sus actos eran fascistas. Y dijo con eso algo muchísimo más importante: que no se trata de la bandera sino de los hechos. Que por sus hechos y por sus deshechos los conoceréis.
  2. La limosna para los expresidentes. Espectacular cuando dijo que lo que hacen González y Aznar en tráfico de influencias; así de claro. Con la misma claridad que un tal Michavila decía que a él solo le importa si lo que hace esta dentro de la ley (que el y los suyos hacen). Patético el tio ese del PSOE (capaz de hacer bueno a Paijin) diciendo que el no-sueldo y esa no-pensión que se llevan para poder tener su despachito y procurar por nuestro bien (el que joden cuando están en activo) es para que no se queden en la miseria. Pobres ex-presidentes.
Y me gusta Don Pablo. Me devuelve la rabia juvenil pero sobre todo me devuelve esa mirada infantil de la realidad: el rey esta desnudo. Que esta desnudo. Que toda esa palabrería en la que nos dejamos enredar es solo palabrería. Que las tasas son impuestos, que la seguridad social son impuestos, que nos obligan a pagar cuotas a sindicatos y partidos aunque no queramos, sin derechos a cambio y contra la constitución; que los ex-presidentes trafican con influencias al igual que los parlamentarios.

Que esa mirada infantil e inocente (cargada de mala leche) es la que te hace reír con sorna cuando ves al PP acusar de antipatriota al PSOE por no estar de acuerdo con sus medidas como antes lo hiciera el PSOE al PP.

Y es esa mirada radical, infantil y cargada de mala leche la que te hace ver que ninguno se lo cree; pero les va de coña para que los imbéciles nos enfrentemos en vez de reconocer que ya no hay diferencia entre los cerdos y los humanos.

Y es esa misma mirada la que te hace decir: mientes, sin importarte si el mentiroso se llama Zapatero, Rajoy, Camps, Blanco o Saura. Y eso, creedme, sienta muy bien.

Pero seguro que Pablo Castellano es un criminal o algo peor.

Fijo.

Publicar un comentario