lunes, 8 de agosto de 2011

En 10 años no habrá madera para hacer guitarras | Guitarra Desafinados

En 10 años no habrá madera para hacer guitarras | Guitarra Desafinados: "Según el jefe ejecutivo de Gibson,Henry Juszkiewicz, dentro de 10 años no quedará madera “premium” para seguir construyendo guitarras de calidad, y esto afectará a todas las grandes marcas, Fender, Gibson, Ibanez… Cuando hablamos de maderas “premium” o de alta calidad se refieren a palo rosa, ébano, arce, caoba o abeto."

Yo no soy el jefe ejecutivo de Gibson, lo juro. Pero, de serlo, llevaría diez años al menos aprovechando los recursos de la casa para comprar terrenos en los que cultivar esas maderas. Y, dentro de diez años, me forraría vendiendo madera a todos los fabricantes de guitarras. Y no sólo de guitarras.

Dicho lo cual, me viene a la mente otra reflexión: ¿Cómo se explica que si sólo queda madera para diez años no haya subido espectacularmente su precio? Se me ocurre que habrá quien esté dispuesto a pagar un pastizal por tener "la última guitarra construida con madera premium" ¿no?

Aunque a lo mejor es sólo como lo del pez mutante del Ebro.

domingo, 7 de agosto de 2011

Esto son liberales? je

Un "amigo" con bastante mala baba me ha dirigido a este audio de un programa de la cadena de radio "liberal" esRadio: http://fonoteca.esradio.fm/2011-08-06/sin-complejos-060811-31676.html. Mi "amigo" es de los que  escuchan lo que odian, cosa que a mi siempre me ha llamado la atención y que daria para mucho.

Mi "amigo" sabe de mis andanzas juveniles, en aquellos tiempos en vida de Don Claudio, cuando para estar contra la dictadura era necesario tragarse la basura de los cantautores, de la Nueva Trova Cubana y demás quilapayunes. Un tiempo en que ser amante del rock era ser colaboracionista con el imperialismo yanki. Tiempos oscuros aquellos en los que, curiosamente, los cantautores se hicieron de oro. Cosas. De risa, vamos.

Sabe también mi amigo de mi enojo con un bloguero de BlogBis por un comentario absolutamente indecente sobre los heavys. Bloguero que, lejos de disculparse por su imbecilidad (todos tenemos nuestros momentos) se dedicó a justificar la inocuidad de sus estupideces. Son esos momentos en que uno se queda solo, porque meterse con rockeros o heavys sale gratis. Si aún fueran judíos, negros, catalanes o gallegos...

Y mi amigo ha acertado de nuevo el muy hijo de mil padres. Me ha encantado escuchar al pijiprogre ese (o es un pijiliberal?) decir que los asistentes a los fastos papales de agosto en Madrid no son como los que van a un concierto de rock. Esta en el minuto 55:30. Glorioso. Espero que el orgasmo que ha acompañado a la defecación haya estado a la altura de la misma.

Y yo me pregunto ¿quién se ha creído que es el mamarracho ese? ¿qué divino designio le da permiso para insultar?

Es mas, me pregunto ¿nadie le va a afear su conducta? ¿le obligará alguien a disculparse? Lo dudo. Todas las sectas tienden a defender a sus feligreses.

No se crea el lector que escribo indignado (que está de moda) o que no soy consciente de en qué puntos sobrepaso los límites que me impone mi propio concepto de la decencia.

Ocurre que ¿sabes? estoy hasta las narices de que cualquier inútil bueno para nada se permita el lujo de insultar a un colectivo por el simple hecho de que los progres no lo van a defender. Estoy hasta las narices de que pijos inútiles se arroguen la representación de la libertad faltando al respeto a personas concretas como lo hacen continuamente porque ellos han leído a Wagner y han escuchado las sinfonías de Mises. Mamarrachos que tienen la misma experiencia de la vida que el heredero de Don Claudio a título de rey. Chupópteros.

Alguien dirá que los liberales no son responsables. Cuando ese imbécil se vea obligado a pedir disculpas por la presión de su entorno empezaré a creerlo. No le creo capaz de hacerlo de motu propio y tengo derecho a opinar así: opino sobre individuos, no sobre un colectivo ¿se me entiende?. Mientras tanto, lamentablemente, pensaré sus coleguis comparten ese criterio. Todos, uno por uno.

Pero no pasará porque no es la primera vez que oigo usar descalificaciones "ad aparienciam". Las greñas de los "indignados" parece ser les inhabilitan, incluso justifican el que se les den unos guantazos. Igualito que Don Claudio cuando hablaba del las movilizaciones estudiantiles. En una emisora cuyo icono rockero es un filosofo rapado que a duras penas es capaz de escapar de la mística jipi-penosa del club de los 27. La parca les pisaba los talones. Eso es poesía, si señor. Y filosofía. Nivelazo!

Me hubiera gustando acabar con Motociclón y su "Yumas pisando pijos" (por tocar las pelotas) pero no esta en YouTube. Tampoco sonará nunca en esRadio. Normal. Como normal es que, no recuerdo el por qué, ese niñato se cayera de mi Reader. Como se van a caer sus amigüitos, que el Basta Ya! no lo enarbolo yo solo en "casos políticamente correctos".

He dicho.

jueves, 4 de agosto de 2011

Elecciones?

Nos gusta decir que vivimos en democracia, en un estado de derecho.

Pocas veces nos queremos enfrentar a lo que significa eso. Lo que vendría siendo la aplicación del método científico a nuestra realidad.

Veamos.

El 20-N vamos a tener el dudoso honor de poder elegir entre unas listas cerradas y bloqueadas de señores y señoras aspirantes a diputados y senadores.

Estas listas las han confeccionado otras personas anónimas que configuran eso que llamamos "los aparatos" de los partidos.

Llama la atención un primer dato: los ciudadanos no podemos decir: no, no... a mi este no me gusta, quiero a este otro. Es un trágala. Lo tomas o lo dejas. Si pensamos que las elecciones en España suelen plantearse en términos de "que no ganen esos", uno acaba votando a un montón de personajes a los que nunca compraría un coche usado (ni nuevo). Si los conociera. Que esa es otra.

Pero hay un segundo elemento que llama la atención y que afecta a eso que se llama la división de poderes. Fijémonos: elegimos esas listas cerradas de personas que van a elegir (por nosotros) al presidente del gobierno y van a nombrar (por nosotros) a los jueces. Mucha división de poderes no hay cuando esos "del aparato" deciden a quién podemos votar y los nominados eligen al ejecutivo y al judicial. ¿No?. Y, si pensamos en cómo esos nominados sostienen a los medios de comunicación con una suculenta tajada de nuestro dinero en eso que llaman "subvenciones", la situación es ya lisa y llanamente escalofriante.

Dice el refrán que no hay dos sin tres y tiene razón. Otra de las características de nuestra "democracia" es la idea, ampliamente extendida, de que la mayoría tiene derecho a hacer lo que se le antoje (siempre que le parezca bien a la SGAE). Y no es así. Los derechos humanos esenciales (no la sarta de sandeces que hoy se venden como derechos para desnaturalizar a los verdaderos derechos) no son negociables en términos de mayorías. Por muchos votos que tenga una opción política no tiene derecho a negar el derecho a la vida, a la libertad o la propiedad a los rubios, a los cuatrojos o a nadie en particular.

Tenemos un régimen en el que no hay división de poderes, en el que no se respetan los derechos de los ciudadanos y en el que los ciudadanos no podemos elegir a nuestros representantes sino que debemos de elegir entre banderas.

Es eso democracia? No.

Ya se que es mejor que vivir en la Alamania de Hitler o en la URSS de Stalin. Pero sigue sin ser democracia.

Y cuando justificamos ese estado de cosas ¿qué somos? Pues cómplices.