domingo, 24 de julio de 2011

No me pones. I'm sorry

Lo lamento, fermosa doncella. Te miro pero no me pones.

No te miro porque tus ojos me deslumbren.

Ni por ese escote que amenaza earthquake.

Ni por los rizos; ni por tu deslumbrante femineidad.

No me pones.

No.

Te miro porque intento comprender por qué me enseñas los ovarios a través de esa boca inmensamente abierta, cocodrílica, anacóndica, abismal.

Te miro porque no alcanzo a comprender qué tiene la estación de Barcelona Sants que hace que miles de mujeres bostecen sin hacer lo que mi abuela recomendaba: poner discretamente la mano en la boca.

Rectifico. Si. Me pones. Enfermo.

Buscando en el cubo de la basura

Cuando uno ve a una señora decentemente vestida, incluso caramente vestida, rebuscando en el cubo de la basura tiende a pensar

"OMG, ¿adonde iremos a parar?"

Luego, uno la ve sacando del cubo de la basura su ejemplar de periodico gratuito y piensa

"OMG,  ¿adonde iremos a parar?"

Y yo me pregunto: si le doy un cachete en la mano y le digo "no se toca la basura, caca..."

¿será violencia de género?

¿género bobo?

PS: OGM son las siglas en inglés de "Oh my god" que viene a ser como "dios mio" pero en extranjero. Que hay mucha LOGSE ya.

Dedicado a las marujas rebuscadoras en los cubos de basura y al señor que al salir del ferrocata en Sant Cugat abandonó el camino para recoger un periódico tirado al borde del mismo. Mi santa abuela hubiera o hubiese dicho: "pero no ves que lo pueden haber meado los perros?"