martes, 30 de noviembre de 2010

Naranjas y limones multiplican su precio por ocho del campo al comercio

Sera que me paso el día pensando en cómo sobrevivir; pero cuando leo noticias como ésta que enlazo, se me abren las carnes y se me sube el enojo hasta salva sea la parte.

Naranjas y limones multiplican su precio por ocho del campo al comercio | Intereconomía

Yo creo en el mercado libre. Creo que cuando los ofertantes y los demandantes viven en libertad se ajustan de forma natural como siempre ha pasado. ¿Hay pocos limones? Pues el precio sube porque las subastas son así. ¿Que hay muchos limones? Pues el agricultor que quiere recuperar su inversión intenta colocarlos siendo más competitivo. Osea, bajando el precio.

Suena simple; pero es que es así de simple. Ahora mismo el trabajo escasea; las empresas (las de verdad, las que no viven de los favores de los políticos) no tienen dinero. Tienen necesidades pero no pueden pagarlas. ¿Que hacemos? Pues bajamos el precio porque necesitamos ingresar y mas vale poco que estar bajo un puente.

Pero a lo que yo iba es a que me encoragina que los agricultores, que ya se benefician de unas barreras arancelarias indecentes que pagamos todos y que son la causa principal de que países mas pobres no puedan prosperar vendiéndonos sus productos, pretendan tener mas prebendas con la excusa barata de que pagamos muy caro lo que ellos cobran barato.

Si realmente están preocupados por sus ingresos (y por nuestro bienestar) se me ocurre una cosa:
  1. Se unen unos agricultores con unos transportistas.
  2. Montan una web (me ofrezco para liderar el proyecto y no es coña).
  3. Venden a tiendas pequeñas y/o a usuarios finales por la web.
  4. Los transportistas (que andan muy hodidos) hacen el reparto. Nada de fijos, todos autónomos y a hacer bien el trabajo.
  5. Ellos cobran mas. Los agricultores, digo
  6. Los transportistas trabajan y se ganan la vida dignamente
  7. Nosotros pagamos menos
  8. Las grandes superficies y las grandes cadenas se rascan si les pica
¿Por qué no lo hacen? Al final, la realidad es que los consumidores pagamos caro y pagamos ademas, toda la lluvia dorada de subvenciones. Y eso no mola nada. Y, para ellos, es un camino sin salida, porque cada vez hay menos gente aportando y mas gente sacando. Cuando de un pantano sale más agua de la que entra, se seca.

Asi que, ánimo. Dejemos el llanto y pasemos a la acción. Innoven, creen nuevos proyectos, lleguen a los consumidores. Pero no pidan mas leche de la teta del estao. No hay.

Y no es una entrada que escriba con ánimo tocapelotas. Es que no hay otro camino, hay que imaginar, hay que recrearse para un mundo que ya no es el que era. Hay que olvidar "what we used to do", aprender inglés y renacer. Ya no hay nadie que pueda salvaros, coleguis. Es sólo cuestión de tiempo.
 
Publicar un comentario