miércoles, 24 de noviembre de 2010

¿El cambio climático salva vidas? Anda ya!

Yo soy poco amigo de los alarmistas climáticos, fundamentalmente porque no creo que les importe la naturaleza ni el futuro de la humanidad sino más bien la destrucción de las bases de la convivencia occidental que no son otras que la libertad individual. Es una opinión, claro.

Pero cuando veo artículos excesivamente sesgados como el que publica Libertad Digital tampoco me gusta: Demostrado: el cambio climático salva vidas.

El cambio climático (antes llamado calentamiento, antes llamado enfriamiento y ahora parece ser que es de nuevo enfriamiento) no significa más calor. Significa cambio del clima.

Si decimos que el aumento de las temperaturas salva vidas, bien. Si decimos que mejora las condiciones de vida y de la vida, también. Pero el aumento de la temperatura, no el cambio climático.

La diferencia sustancial entre un apóstol de la nueva iglesia ecologista y yo (por ejemplo) es que el apóstol pretende que cambiemos nuestra forma de vida para mantener el planeta igual durante eones (mucho tiempo). Yo creo que no somos capaces de cambiar el planeta y mucho menos de mantenerlo en stand by como si fuera un invernadero. Pero si apenas hemos rozado el conocimiento suficiente para entender nuestro entorno! Y tampoco creo que la vida occidental sea mala por definición: me gusta la libertad, qué quieres!

Lo cierto es que no se deshacen las mentiras de la propaganda ecologista jugando al mismo juego. Uno dijo que la verdad nos hará libres. Pues seamos finos, llamemos a las cosas por su nombre y separemos los problemas que son diferentes.

Porque el calor, ya en el pasado, ha significado explosiones de vida. Porque a día de hoy no sabemos si el planeta se calienta o se enfría. Porque el tocino no tiene nada que ver con la velocidad.
Publicar un comentario