domingo, 17 de octubre de 2010

Tengo que contarlo (o reventar)

Por cierto, que el chulito ese de la chaquetilla a rayas y casco de moto a medio encasquetar le esta tocando el culo a la de blanco. Y no parece lo mas adecuado en el patio del cole.
Pero si ellas lo buscan...

GUACHACHACHACHAP!

Ese intercambio de ideas tuvo lugar el pasado jueves en un centro educativo que no hace mucho tenia en la puerta eso de "25 años formando personas". Igual lo tiene aún; pero a mi es que ciertas propagandas me desactivan los USB.

25 años formando personas para decirme a mi que se la suda que el gilipollas del casco le toque el culo a la de blanco en el patio. Las dos señoras.

Imaginemos que la de blanco busca que usen sus tetas como claxon y el del casco se ve apetente... ¿si? ¿también responderemos igual?

Imaginemos que la de blanco busca un polvete rápido en público y el del caso decide ofrecerle ese regalo... ¿también? ¿reaccionamos igual?

La juventud? Yo lo que veo es a una adultez que da asco. Mucho mas cobarde e irresponsable, de calle, de la que yo recuerdo. Y que esa mierda  te la suelten dos señoras a cargo de un centro escolar pues ya es para cagarse.

¿Formar personas? Bastaría con enseñar a leer y escribir y unas mínimas normal de urbanidad. No se caga ni se mea en el cole (fuera de los aseos), no se solucionan las cosas a hostias ni dentro ni fuera del cole y no se tocan los culos en el cole.

Consideración final: ¿quién decide si lo buscan?¿quien decide qué es exactamente lo que buscan y hasta dónde lo buscan?

En ese mismo centro se prohibieron las camisetas sin  mangas masculinas. Porque los chicos, al no depilarse, apestan. Yo creo que apestan otras cosas. Entre ellas esa obligación de negar a la madre naturaleza, eliminando unos pelos que, si nos ha puesto, será por algo ¿no? ¿O es que la naturaleza ya no es sabia y no me he enterado? ¿Que planeta hemos de salvar, el de verdad o el cuarto reich parque temático?
Publicar un comentario