miércoles, 29 de septiembre de 2010

Haiga paz (como es debido)

Entramos en la jornada de huelga general. Hoy habrá quién decida hacer huelga y habrá quién decida no secundarla. También habrá quienes decidan imponer su sacrosanta voluntad a los demás. Y, no nos engañemos, de esos los hay en todos los lados. Si. Si. En todos.

Conozco gente que hará huelga pese a que la convoquen estos autodenominados sindicatos; y reconozco que tienen razones y muchas para hacer esa huelga. Seis años de despropósitos de un gobierno descerebrado a nivel global y lo que te rondaré morena de los gobiernillos autonómicos y de los gobiernetes ayuntamienteros. Vaya, que razones las hay y no para un día sino para una huelga general revolucionaria al viejo estilo.

Conozco gente que no hará huelga pese a que va contra las medidas del gobierno. Algunos porque están de acuerdo con las medidas (que hay que tener tragaderas), otros porque creen que no va contra el gobierno. Algunos, no nos engañemos, porque les da mas grima o casi el término huelga que el de igualdad de derechos.

De todos modos, reconozcamos que es una huelga rara. El gobierno contra cuyas medidas va la huelga la apoya. Porque en realidad el gobierno no quería. Son medidas que un gobierno de buena gente se ve obligado a tomar por las presiones e imposiciones de una serie de criminales económicos (bostezo).

En realidad (este) gobierno y (estos) sindicatos son capas de la misma cebolla. Y las personas pasan de uno a otro lado con pasmosa tranquilidad no exenta de seguridad económica.

Lo que no se es si la oposición se opone a la huelga o la secunda. Salvo por el detalle de que han apoyado todas las medidas que este pobre gobierno ha tenido que tomar (contra su voluntad) para sacarnos el dinero a los ciudadanos y dárselo a banqueros y constructores excepto la de las pensiones... sería una oportunidad de liar una buena bronca. Del nivel del debate político (destepaís) da cuenta el hecho de que la huelga es contra la oposición que se supone que es la defensora de la patronal que se supone que son los malos; aunque no se entiende que siendo tan malos se lleven la pasta de todos igual que los autodenominados sindicatos, con cuyo apoyo se ha soltado el pastizal a la banca. Bien hecho. Si te sale gratis...

Una vez iba un rebaño de ovejas por un prado y dejaban caer unas bolas de color oscuro. Cada una era única y diferente (no, no hace falta ser Grisson para saber eso); pero, siendo únicas y diferentes, todas eran mierda. Es mas, todas eran la misma mierda.

Espero que hoy haya paz para la gente decente. Pero no me olvido que sin justicia, sin dignidad, sin un estado de derecho, la paz es la de siempre, la de los esclavos y la de los muertos. No obstante, aunque la justicia, la dignidad y el estado de derecho sean solo fantasías en estepaís, esperemos que, al menos, haya ausencia de violencia. Que no es mucho; pero es algo.

Por lo demás, los de siempre ya hemos perdido. Yes. Porque el debate esta en elegir entre ellos, no entre ellos y nosotros. Y es que se las saben todas.
Publicar un comentario