domingo, 29 de agosto de 2010

La acción humana

Hace un rato (o más) escribía una nota al hilo de la noticia de un volcán que reinicia su actividad después de una siesta de 400 años. Recordaba al borrico aquel que, viendo en uno de esos Tontíndiarios de la tele el volcán impronunciable, decía "Si es que nos estamos cargando el planeta".

Al interfecto no le debieron de hablar nunca del supervolcán que arrasó con la vida en el planeta hace... algo más de... bueno, que no habían personas humanas en aquel tiempo que pudieran tirar colillas o provocar las iras de Gaia a base de cualquier otra actividad.

Hay que ser muy burro para pensar que los humanos podemos no ya provocar sino enfrentar el poder de la naturaleza cuando éste se desata en esas convulsiones que no se si llamar orgásmicas.

Hay otro tipo de imbéciles que consideran que esas cosas van bien porque es como si la naturaleza se despiojara de humanos. Hay que ser muy malnacido, si. Pero esos deficientes morales son los que alumbran los caminos de la educación de las futuras generaciones.

Curiosamente esas masacres sólo ocurren allá donde reina la tiranía y los humanos malviven; no suelen darse allí donde reina la libertad (mas o menos) y los humanos se protegen.

Pero hay otras formas de acercarse a ver cómo ha afectado a la Tierra la aparición del ser humano (resultado de la evolución de la vida en la tierra, no marciano revenido). Una de ellas la veo en la noticia que enlaza Amazings.

Aparte de que, como es lógico, se busque el efecto de remarcar el impacto de la acción humana ya que es lo que se intenta mostrar y de que, obviamente las gráficas no tienen nada que ver con fotografías espaciales del planeta (en el que quizás no se advertiría nuestra presencia), sí muestran el cambio del suelo salvaje al cultivado y al urbano en una serie de secciones que es muy interesante.

Hablan de Antropoceno como si nuestro Holoceno fuera ya historia y es en ese intento de anticiparse a la visión que habrá desde el futuro cuando me recuerdan a los diez mil "partidos del siglo".

Que es posible que la naturaleza se rehaga mediante la acción de su propio producto, el ser humano, no lo dudo. Pero hoy ese ser humano no pasa de ser un grupo de crios jugando con cubos en la playa. Simpáticos a veces, insoportables en ocasiones. Crios.

sábado, 21 de agosto de 2010

Intolerable ¿?

Corren malos tiempos para las artes y la cultura en el Reino Unido. Y peores tiempos todavía para el cine, a no ser que el gobierno de coalición que dirige el conservador David Cameron dé marcha atrás en la decisión de suprimir el UK Film Council, organismo creado en el año 2000 para patrocinar y financiar películas, y cuyas ayudas han sido fundamentales para dar vida a éxitos internacionales como Love actually o Slumdog millionaire.

En el artículo, el intrépido periodista nos informa de que "Es Estado dedicaba 80 millones de euros anuales a promocionar el cine nacional".

Promocionar el cine nacional viene a ser un eufemismo para indicar que TODOS les pagaban la publicidad a unos pobres de solemnidad como los noveles que se citan, pobrecitos ellos que se quedan sin comer. Pasen y vean:
Durante sus diez años de existencia, el organismo ha financiado más de novecientas películas de todos los géneros, incluidos éxitos internacionales como Love actually (Hugh Grant), El último rey de Escocia (Forest Whitaker y James McAvoy), Young Victoria (Emily Blunt), Gosford Park (Kristin Scott-Thomas y Maggie Smith), Orgullo y prejuicio (Keira Knightley y Matthew Macfadyen) o Slumdog millionaire, que arrasó en los Oscar del año pasado.
Pero, más allá de lo imbécil que resulta (muy bueno lo tuyo Clint Eastwood) pretender que TODOS los ciudadanos paguen a unos millonarios la publicidad de sus películas (que tiene muuuuchos huevos), veamos que significan 80 millones de euros:

Podemos fijarnos en el rankig de recaudación. Es una medida interesante. Avatar lleva 2.740 millones de dólares; Titanic, 1.843. No está mal.

Podemos ver también la relación entre el coste de hacer una película y lo que la película ingresa. Y aquí hay grandes fracasos y grandes éxitos. Cuando hay un éxito no nos regalan ni entradas ni dinero. Lo comento por si alguien no lo había notado.

Dos ejemplos que traigo de esta página y que son del 2009:
- Fast & Furious: Costó 85 millones de dólares y recaudó 314. Nostamal.
- X-Men Origins: Costó 150 millones de dólares y recaudó 363. No es multiplicar por cuatro, pero doblar no esta mal. No.
- Angels & Demons: Costó 150 y recaudó 477.
- Street Fighter, the legend of Chun-Li: Costó 50 y recaudó 12. Alguien metió la pata, no?

Es decir,
  1. que el monto que se gasta el gobierno inglés es irrelevante respecto a los presupuestos de esa industria
  2. que la industria tiene beneficios mas que suficientes para financiar por si misma su publicidad, la proyección nacional, las tetas de la actriz y el pene del macho man. Amén de montar quince fundaciones para el apoyo de artistas noveles que le sigan dando de comer mañana. A ver si hay...
  3. que ese ahorro no afecta a nadie salvo a los que no tienen que pagar ese dinero
Ah! Por si no se había notado por la lista de películas, encima nos dicen en el artículo que
A lo largo de sus diez años de existencia, el organismo no ha actuado a gusto de todos y ha recibido numerosas críticas por la utilización de la inmensa mayoría de los fondos para el patrocinio de proyectos comerciales de cultura popular y fáciles de vender en el extranjero, a expensas de pequeñas películas independientes o de géneros que no responden al gusto cada vez más uniforme de las masas.

El UK Film Council se reservaba el derecho a controlar el montaje final de los productos para los que ponía dinero, habiendo sido acusado de una especie de "censura indirecta", pero al margen de ello se le concede en general el crédito de haber eliminado la política de la toma de decisiones sobre qué filmes subvencionar y cuáles no.
Manda buebos!