sábado, 12 de junio de 2010

Verdades científicas

"Todos los economistas coinciden en que estas medidas son necesarias aunque insuficientes". Aguanta la pedrá.

Hace poco veía yo a un economista barcelonés, García, enfrentarse a unos impresentables que las criticaban con el argumento, elvírico, de que "los señóres del ecofin, del fmi, del bm no saben de que hablan.... nosotros sabemos mas que ellos..." o algo similar, que la cita no es literal, pero el tono ese de "pobres imbéciles... que sabréis vosotros ustedes..." eso sí..

Me recordaba a una señora, Valenciano, que defendía al gobierno argumentando que ni el eocofin, ni el fmi, ni el bm ni nadia había sido capaz de prever la crisis.

Si volvemos la vista a los hechos, convendremos con la señora Valenciano en que esas instituciones o bien no se enteraron (como para fiarse) o bien mintieron (como para fiarse). No podremos convenir en que nadie avisara porque si hubo avisos, claro que los hubo, entre ellos uno que se llamaba "Una tormenta perfecta" de Sala i Martí.

Para que la economía pueda considerarse ciencia deberíamos de poder usar sus teorías para explicar y para prever. Yo aún me acuerdo del argumento de Obama... "es que si no intervenimos esto se nos va a poner en la zona roja cerca del 8". Intervinieron y la cosa se puso en la zona roja cerca del 10, allá donde ya no pone "peligro" sino "¿aún estas aqui, imbécil?". Yo no se si los diseñadores de ese ridículo planetario eran del ecofin, del nescafin o del jarbar; pero que un ingeniero hace un puente con esa fiabilidad y me da a mi que acaba en la cárcel. Un suponer. Que no soy economista.

Si esos señores (y señoras) tan listos ellos, tan científicos ellos, tan guais del paraguais no fueron capaces de ver la que se venía encima, no fueron capaces de ver que todas las cuentas publicas en toda europa son mas falsas que un duro de cuatro pesetas... ¿que nos hace pensar que esten capacitados para algo mas que trabajar a la puesta del sol en el campol barsa? A mi es que el argumento de la caída de gafas y la mirada penetrante del señor García como que me resulta interesante a la par que insuficiente.

Según la señora Valenciano, ellos nos salvaran. Según el señor García ellos saben lo que nos conviene. Según yo... casi que prefiero ponerle una vela a la Virgen del Puño y otra al mismísmo diablo. O jugar a la loto, que, científicamente, me da más posibilidades de salir de la ruina que la conjunción planetaria de economistas científicos.
Publicar un comentario