domingo, 14 de marzo de 2010

Además de imbécil, mentiroso. Y no dimite.

El señor Canalda se explica. Y sus explicaciones demuestran que mintió en sus declaraciones previas o en sus aclaraciones.O en ambas, que es lo más probable.

Decir que su pavoneo de su "responsabilidad" en espiando y sus llamadas a que le tomemos como ejemplo quedan en un "mi hija me invitó" no sé si si insulta más a mi inteligencia, a la suya o a su decencia.

En cualquier caso, demuestran que es un sujeto indigno de cobrar del dinero de los contribuyentes.

Lean, comparen y, si encuentran algo mejor, bótenlo.

Actualización: Más sobre el listillo.
Publicar un comentario